Aceite de Oliva

Pura esencia

Déjanos tu valoración:

Autor: Ismael Díaz Yubero
Fecha Publicación Web: 28 de febrero de 2018

Hay unanimidad entre los expertos en nutri­ción de que el aceite de oliva, por su com­posición es la grasa más perfecta, la más equilibrada en cuanto a la proporción de los diferentes ácidos grasos, la más adaptada al metabolismo y la que aporta más nu­trientes, por su alto contenido en vitaminas, minerales y antioxidantes.

Las investigaciones médicas han encon­trado en el aceite de oliva virgen efectos favorables frente al colesterol, arterioescle­rosis, hipertensión arterial, diabetes y algu­nos tipos de cáncer, por lo que se considera un alimento saludable, capaz de ayudar a prevenir las dolencias más frecuentes de las sociedades avanzadas. Es, con todo merecimiento, un pilar de la Dieta Medite­rránea y desde el punto de vista gastronó­mico un excelente elemento, potenciador de sabores y aromas.

Con estas propiedades es lógico que el aceite de oliva tenga cada díamayor nú­mero de seguidores en el mundo. Muy di­versos países, con variadas gastronomías, como China, Estados Unidos, Argentina o Australia procuran producir en cantidades crecientes tan valiosa grasa, mediante explotaciones intensivas, con alta densidad de árboles por hectárea y con cuidadosos tratamientos, que incrementen las produc­ciones y eviten enfermedades que puedan afectar a las plantaciones.

Los modernos métodos de producción se imponen en el mundo, que aspira a alcanzar un determinado nivel productor, pero al mismo tiempo el mercado pide aceites ecológicos, sin contaminantes que adulteren sus beneficiosas propiedades. Las dos cosas son difícilmente compatibles, especialmente si se intentan en lugares que geográficamente, no son los más indicados para el desarrollo vegetativo del olivo. La región natural y climatológicamente más favorecida, que es la Cuenca Mediterránea, tiene una clara ventaja productiva, por lo que es de esperar que en ella se siga produ­ciendo la mayor cantidad de aceite de oliva y el de más calidad.

La privilegiada posición española

Son treinta los países que actualmente producen aceite de oliva, aunque con una cierta tendencia a aumentar. Anualmente se producen alrededor de tres millones de toneladas, de las que España elabora casi la mitad, Italia una sexta parte (algo menos de medio millón de toneladas) y Grecia una cifra similar.

Después están Túnez, Turquía, Portugal, Marruecos y otros países, que en total producen unas 700.000 toneladas. Es necesario hacer constar que las cifras son solo aproximadas, porque las cosechas son muy variables, en función de las con­diciones climatológicas que afectan princi­palmente a los países mediterráneos, pero las posiciones en el ranking están bastante bien determinadas.

Titanes en duelo

No ocurre lo mismo con el comercio ex­terior, porque España e Italia se disputan el honor de ser el país más exportador. En este sentido influyen las condiciones climáticas que pueden ser, y de hecho lo son muchos años, diferentes en España y en Italia. Hay un importante matiz, Italia es también claramente importadora, el país más importador del mundo y España clara­mente exportadora, sobre todo a Italia. Se puede afirmar que mientras España exporta cada año las dos terceras partes de su pro­ducción, Italia produce una cantidad inferior a la que consume, por lo que el balance de su mercado exterior es desfavorable en cantidad de litros. Pero no es lo mismo en cuanto a valor monetario, porque nosotros vendemos a la baja e Italia vende al alza.

La diferencia está en que España exporta sobre todo graneles a precios bajos y nues­tro competidor exporta sobre todo aceites vírgenes envasados, en confecciones muy bien presentadas y con un precio medio que aproximadamente, triplica al que compra procedente de importaciones, que aunque en su mayoría son españolas, también re­curre a excedentes del mercado de Túnez, Turquía, Argelia y ocasionalmente de otros países.

En los últimos años las circunstancias están variando, porque mientras nuestras ventas al exterior de graneles tienden a disminuir, las de aceite envasado se incre­mentan. Además, las perspectivas son muy favorables, por la buena acogida que están teniendo nuestros aceites de más calidad en el mercado internacional.

Nuestro principal cliente sigue siendo la Unión Europea (aproximadamente el 70% del total) y sobre todo Italia, que aunque demanda aceite sin envasar ya tiene, en algunos de sus comercios más especiali­zados, algunas de las marcas españolas que triunfan en el mercado mundial, segu­ramente debido a las muy buenas califica­ciones, algunas veces la máxima, (Castillo de Canena, Marqués de Griñón, Oro del Desierto, etc.), que ha concedido la revista Flos Olei, editada en Roma por el periodista Marco Oreggia que refleja el criterio de un panel de cata en el que todos los miembros son italianos. También Francia, segundo receptor de aceite español, ha importado tradicionalmente nuestro aceite y en parte lo ha reexportado como francés. Reino Unido, Holanda, Bélgica y en general todos los países de la Unión Europea, con la casi única excepción de Alemania, que sigue siendo fiel al italiano, han convertido nues­tro aceite en el más comercializado, supe­rando o a punto de superar en cantidad al procedente de Italia.

Otro mercado interesante es el de Esta­dos Unidos, porque es el mayor importador del mundo, con un tercio del total del co­mercio exterior y como además su consu­mo, que es muy bajo (un litro por habitante al año), tiende con claridad a crecer, es lógi­co que en este mercado la competencia sea grande entre los países comercializadores. Italia ha sido tradicionalmente el máximo exportador, pero en 2014 fue superada en cantidad por España y en 2016, según datos de Census Bureau, Oficina de Estados Uni­dos, también en valor, aunque el precio del litro de aceite italiano sea aproximadamen­te un euro más caro que el del español, pero con tendencia a reducirse la diferencia.

Japón, según los datos publicados por el Ministerio de Finanzas en el primer semes­tre de 2017, ha importado 12.953 toneladas de aceites de oliva español, lo que supone el 47% de las compras totales, con más de 4 puntos sobre Italia, a la que hemos su­perado por primera vez. Hay muchos más ejemplos de los avances de nuestro aceite en el mundo pero, como un dato más, re­señamos que en Indonesia, en los últimos cinco años, hemos incrementado nuestras exportaciones en un 177%, en volumen y un 241% en valor.

Es evidente que aunque se mantiene la idea de que el aceite de oliva made in Italy es el que domina el mercado, la realidad es que se ha materializado el sorpasso a un rival, al que hay que reconocerle el mérito de haber sido el más importante promotor de este producto en el mundo.

Un prometedor futuro

Es evidente que España es líder de produc­ción mundial y el máximo exportador, pero todavía tenemos que cuidar algunos aspec­tos para consolidar la posición, y una vez que la hayamos conseguido, mantenerla, lo que significa poder establecernos defini­tivamente como dominantes del mercado. Para ello es necesario que aceptemos que la excelencia es la única vía posible, lo que exige valorar nuestro aceite como lo que es, el auténtico zumo de aceituna, portador de valores nutricionales y gastronómicos exclusivos, que merece ser muy cuidado en su presentación, porque aunque los grane­les están en recesión, todavía exportamos una cantidad considerable del envasado en garrafas.

Hay que cuidar la calidad, porque todavía nos queda bastante camino por recorrer, que debe llevarnos a una clara tendencia a la producción y exportación de aceite de oliva virgen extra. Las posibi­lidades de disponer de varietales intere­santísimos (picual, arbequina, hojiblanca, cornicabra, etc.) y con utilización especiali­zada, de la misma forma que sucede con los diferentes vinos y su armonización con los distintos platos, lo que es otro factor que juega a nuestro favor.

No debe preocuparnos, en absoluto, las nuevas plantaciones en los diferentes paí­ses, incluido el nuestro. Los incrementos de la demanda van a superar a los de la oferta, porque aunque es cierto que en algún año muy favorable climatológicamente, pode­mos superar los récords actuales y llegar hasta los dos millones de toneladas, lo que acarreará problemas financieros, de logís­tica, de capacidad de almacenamiento y de bajada de precios, será solo transitoria­mente y tendrá la contrapartida favorable de consolidar nuestra posición como líderes mundiales.

Las debilidades de nuestra producción

Dos peligros nos amenazan. Por una parte la posibilidad de sequías prolongadas y la influencia del cambio climático, que afecten a la productividad de los olivos y por otra la posibilidad de que la Xilella fastidiosa tenga efectos superiores a los esperados.

El peli­gro es grande y aunque se está intentando combatir a la bacteria, con péptidos antimi­crobianos o con virus que la destruyan, y a los vectores mediante lucha biológica, toda­vía no hay resultados satisfactorios, por lo que la UE ha establecido la obligatoriedad de eliminar todas las plantas en un radio de cien metros del árbol infectado para com­batir la plaga.

La campaña 2017-2018

No hay unanimidad, a estas alturas, en cuanto a la evaluación de la cosecha 2017/2018, la razón está en que la climato­logía ha sido atípica con calores excesivos y muy seca, lo que ha hecho variar las evalua­ciones, que empezaron siendo muy altas y finalmente se han quedado en aproximada­mente 1.150.000 t., lo que significa, aproxi­madamente, un 10% menos que la anterior campaña, que fue de 1.282.000 t.

Algunas circunstancias están influyendo en el mercado, porque hay una cierta es­peculación ante la perspectiva de la subida de precios, debidos a la alta exportación durante 2017, que ha hecho que el enlace de campaña sea bajo. También se está constatando que los rendimientos en aceite están siendo superiores a los esperados. Es importante considerar que el aceite virgen extra, tiende a subir más que los de menos calidad, lo que es un indicador importante de que estamos en el buen camino para consolidar nuestra posición, como líderes mundiales de la producción y el mercado y principales difusores en el mundo de una excelente fuente de salud.

Etiquetas: aceite, AOVE, Aceite de Oliva, producto,

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de Cookies.

Aceptar