Bodega Plus

Piedra Roja crianza 2012

Déjanos tu valoración:

Fecha Publicación Revista: 01 de febrero de 2016
Fecha Publicación Web: 27 de mayo de 2016

El proyecto vitivinícola planificado por Grant Stein y su mujer Anne partía de la importancia del viñedo asociado al paisaje en el que estuviera enclavado. Entre los objetivos preserguidos, además de la elaboración de vinos de calidad, buscaban una ubicación estratégica con la finalidad de convertir la finca en un referente turístico.

De ahí que decidieran instalar Estancia Piedra en Toro -zona de reconocido valor enológico e interés paisajístico y cultural-, bien comunicada con Zamora, Salamanca y Valladolid, ciudades con gran patrimonio histórico-monumental y a un par de horas de Madrid. A mediados de los años noventa los Stein tenían la certeza que la enología y el turismo eran actividades que viajando juntas, generaban riqueza.

Viña y paisaje

Tras recorrer las diferentes denominaciones de origen la pareja quedó fascinada por el enorme potencial vinícola de Toro y la belleza del entorno paisajístico de una finca de 40 ha con tinta de Toro y garnacha plantadas en 1968; el viñedo se extiende sobre un paraje de suaves lomas que se deslizan hacia el valle que forma el río Guareña al desembocar en el Duero.

Adquieren la finca en 1998 y a fin de completar y preservar la parcela, compran las dos adyacentes donde plantan en espaldera las mismas variedades. Con el Pago de Paredinas, situado al otro lado del valle –viñas de tinta de Toro de 1927– completan las 69 ha del viñedo que posee Estancia Piedra en la actualidad.

En la bodega, construida en dos fases, se tuvo en cuenta la funcionalidad, una estructura lógica que sigue el mismo camino que el vino: elaboración, crianza en barricas, embotellado, cava botellero y producto terminado. Las obras de la primera parte finalizaron para la vendimia del año 1999 y al siguiente, adquirida la experiencia y comprobado el flujo de visitantes y sus demandas, se concluyó la segunda fase.

Centro  Lagarona

Se trata de un centro social dedicado a las personas que acuden a disfrutar de las diferentes opciones de visitas que ofrece la bodega: recorrido por el viñedo, degustación y cata de vinos, excursiones en burro por los viñedos, etc. La construcción moderna, singular, diáfana e integrada en el entorno del viñedo, dispone de diferentes salas y una tienda en la que pueden adquirirse vinos de Estancia Piedra y otros productos típicos de la región.

De forma paralela viene albergando diferentes eventos sociales (reuniones de trabajo, jornadas gastronómicas, exposiciones de arte, música en directo, coloquios, etc.), y al mismo tiempo, al estar entre dos prestigiosas universidades, la de Salamanca y la de Valladolid, viene facilitando la organización de interesantes actividades en colaboración con ambas instituciones para interrelacionar el mundo universitario con el mundo rural. Alrededor de 7.000 personas visitan cada año Estancia Piedra.

El viñedo y la bodega 

Debido a la heterogeneidad del suelo, la diversidad de orientaciones y las diferencias de altitud, el pago de Estancia Piedra está dividido en cinco subparcelas: la ladera orientada al oeste, con uno de los clones más puros y autóctonos de tinta de Toro,  es el suelo más pobre que asegura una maduración completa de azúcares; en la orientada al norte –suelo de color rojo debido a la mayor cantidad de arcilla–, la maduración, más lenta y tardía, aporta color; en la finca orientada al sur, la más baja (730 m) y la que mejor soporta la pluviometría de la zona; por último, al lado izquierdo del camino que divide la finca, el viñedo orientado al norte, es donde las uvas tienen una maduración más lenta.

Desde hace unos años, y para evitar laboreos excesivos, se implató una cubierta vegetal entre las calles de las vides que fija el suelo evitando la erosión y permite un mayor equilibrio en los parámetros de análisis de la uva. Todo el trabajo del viñedo se completa en la bodega con la aplicación de una tecnología innovadora, un parque de barricas de roble y un cualificado seguimiento de la elaboración y la crianza.

Labor de equipo

A medida que crecían las necesidades de la empresa iba ampliándose el grupo original, con Inma Cañibano como directora de la bodega desde el principio; en la actualidad la plantilla está compuesta por catorce personas cualificadas y versátiles –Mª José García Zalve y Richard Méndez Llorente en el equipo enológico–, unidas por una pasión común: el amor por la tierra, el paisaje y los vinos de Toro.

El empeño de Estancia Piedra ha sido la mejora de la calidad del viñedo, avanzando en su conocimiento y cuidados de manera que la media de edad de los mismos, de unos cuarenta años, continúe en las mejores condiciones posibles a fin de seguir obteniendo vinos complejos, elegantes, que exhiben la riqueza de la tierra y el espíritu de los grandes tintos de Toro. 

Estancia Piedra

Ctra. Salamanca, km 5. Toro (Zamora)

Piedra Roja crianza 2012          

Tipo: Tinto crianza 

Variedades: 100% tinta de Toro. 14,5% vol.

Crianza: 12 meses en barrica

Precio: 13 €

Comentario de cata

Picota profundo con borde granate. Intenso y aromático, recuerdos de fruta roja y negra madura, monte bajo, bombón inglés, bizcocho, carbón vegetal, cedro, balsámicos, pizarra y tinta china. Complejo, potente, de paso amplio, sensaciones de frambuesas, moras, maderas aromáticas bien integradas, cobertura de chocolate, notas micológicas, repostería, té negro, cacao e incienso. Persistente final especiado y primario (grosellas). Muy bien equilibrado.

(*) Calificación del Comité de Cata del Grupo Gourmets

Etiquetas: Estancia Piedra, bodega, vino, Piedra Roja crianza 2012, Toro,

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de Cookies.

Aceptar