Piedra Etiqueta Roja

Orgullo de casta

Déjanos tu valoración:

Fecha Publicación Revista: 01 de febrero de 2014
Fecha Publicación Web: 13 de junio de 2016

El viñedo y el paisaje fueron las bases sobre las que el matrimonio Stein, fundadores de Estancia Piedra, proyectaron la bodega en 1998. Buscaban un viñedo de calidad, un enclave de belleza paisajística y una ubicación estratégica para convertir el conjunto en un referente turístico.

El atractivo de la primera parcela (40 ha, la más extensa de la Denominación de Origen, con tinta de Toro y garnacha plantadas en 1968), radicaba tanto en su extensión como en la belleza de un paisaje de suaves lomas que se abren en forma de abanico en el valle formado por el río Guareña al desembocar en el Duero. Con la adquisición de las dos parcelas adyacentes y el Pago de Paredinas, situado al otro lado del valle, se completan las actuales 69 ha de viñedo de la bodega.

Para ver y ser vistos

Desde la misma ciudad de Toro, y en varios km a la redonda, se divisa el símbolo de Estancia Piedra, la elegante y sobria construcción con formas y elementos clásicos de la zona que la integran con el entorno.

Las vistas desde el interior abarcan un horizonte de viñedos que, según la estación, estará teñido de verdes, ocres, rojizos o vestida la desnudez de los troncos con el manto blanco de la nieve. Y al fondo, la bodega, abierta a las visitas como parte de su filosofía –dar a conocer el trabajo, los vinos y los viñedos–; de hecho, fue la primera bodega de la DO abierta de forma oficial, con horarios que incluyen domingos y festivos y con personal especializado para atender a los visitantes.

La situación estratégica –Toro es una zona de prestigio enológico–, las excelentes comunicaciones con las capitales situadas en su entorno (en un radio de 60 km se encuentran Zamora, Salamanca y Valladolid), y a menos de dos horas de Madrid, es una invitación a visitar Estancia Piedra, lo que supone unos ingresos directos tanto por las actividades que generan como por la venta directa de sus productos, y también, la mejor publicidad para la empresa.

En 2009 inauguran el Centro Lagarona, una construcción diáfana destinada a las visitas con diferentes salas y una tienda en la que pueden adquirirse vinos y otros productos de la zona. La arquitectura funcional del interior posibilita que pueda albergar cualquier evento social, desde reuniones de trabajo, jornadas gastronómicas, exposiciones de arte, etc.

Por otra parte, al estar entre las universidades de Salamanca y Valladolid, facilita la organización de actividades en colaboración con ambas instituciones para interrelacionar el mundo universitario con el rural. Actualmente, unas 7.000 personas visitan cada año Estancia Piedra.

El viñedo y la bodega 

Debido a la heterogeneidad del suelo, la diversidad de orientaciones y las diferencias de altitud, el pago de Estancia Piedra se divide en subparcelas: la ladera orientada al oeste, -la de mayor altitud y la que recibe más horas de luz solar-, con uno de los clones más puros y autóctonos de tinta de Toro, se asienta sobre un suelo de arenisca;  la que está expuesta al oeste tiene suelo de gravas, el más pobre de la finca, que asegura una maduración completa de azúcares y polifenoles; en la ladera orientada al norte, de suelo arcilloso, la maduración, más lenta y tardía, aporta color; el suelo es arenoso en la finca orientada al sur, la más baja (730 m), la que mejor soporta la pluviometría de la zona; por último, en el viñedo de 10 ha orientado al norte, con suelo arenoso, las uvas tienen una maduración lenta con rendimientos de 3.500 kg/ha.

Desde hace cuatro años han implantado cubierta vegetal entre las calles para evitar laboreos excesivos, el empleo de herbicidas y fijar el suelo evitando la erosión.

En el edificio de la bodega se buscó sobre todo la funcionalidad, creando espacios de trabajo en los que moverse con facilidad y seguridad, con una estructura lógica que siguiera el mismo proceso del vino: elaboración, crianza en barricas, embotellado, crianza en botellas y producto terminado.

Labor de equipo

A medida que aumentaban las necesidades de la empresa iba creciendo el equipo original, con Inma Cañibano como directora de la bodega desde sus inicios, compuesto en la actualidad por catorce personas cualificadas y versátiles unidas por una pasión común: el amor por la tierra, el paisaje y los vinos de Toro.

El empeño de Estancia Piedra ha sido la mejora de la calidad del viñedo, avanzando en su conocimiento y cuidados de manera que la media de edad de los mismos, de unos cuarenta años, continúe otros tantos en las mejores condiciones posibles a fin de seguir obteniendo esas joyas enológicas de carácter bien definido, los suculentos vinos tintos que dan las tierras de esta reconocida Denominación de Origen.

Estancia Piedra

Ctra. Salamanca, km 5. 49800 Toro (Zamora)

Piedra Roja Crianza 2010

Tipo: tinto crianza

Variedades: 100% tinta de Toro. 14,5% vol.

PVP: 10,50 €

Comentario de cata

Picota granate; complejo y aromático, gratos recuerdos de arándanos, fresas, tabaco, minerales, maderas aromáticas, balsámicos, nuez moscada y notas de repostería. En boca resulta potente, jugoso, amplio, dotado de notable estructura, sensaciones de bayas silvestres, cedro, pizarra, mentoles, cobertura de chocolate y especiados. Persistente final aromático.

(*) Calificación del Comité de Cata del Grupo Gourmets

Etiquetas: bodegas, vino, Estancia Piedra, DO Toro,

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de Cookies.

Aceptar