Viaje Bangkok

El fascinante caos

Déjanos tu valoración:

Autor: Sergi Reboredo
Autor Imágenes: Sergi Reboredo
Fecha Publicación Revista: 01 de marzo de 2015
Fecha Publicación Web: 23 de octubre de 2015
Revista nº 467

Bangkok, la capital de Tailandia, ubicada en la ribera oriental del río Chao Phraya, cerca del golfo de Tailandia, es la ciudad más poblada del país –once millones de habitantes– y una de las más importantes del sudeste asiático.

En las dos últimas décadas ha asumido un frenético impulso hacia la modernidad más vanguardista con la construcción de impresionantes rascacielos y hoteles de última generación. Para desplazarse lo mejor es hacerlo en metro o en el tren elevado Sky Tren (BTS), de esa manera se evita el congestionado y caótico tráfico.

Los taxis suelen ser más económicos que los tuk tuks, sobre todo si llevan puesto el taxímetro. Si el recorrido se encuentra en las calles cercanas al río se llega antes y por menos dinero con los barcos públicos que cuentan con numerosas paradas a ambos márgenes. Es casi obligado darse un paseo en barco por la extensa red de canales (klongs) y visitar alguno de los 400 wats (templos-monasterios) repartidos por la ciudad. Destacan por su espectacularidad el Gran Palacio (Na Phra Lan Road, Phra Nakhon, Bangkok) que alberga el Wat Phra Kaew, también llamado Templo del Buda Esmeralda; el Wat Pho (a escasos metros del anterior) con el Buda Reclinado (15 metros de alto por 46 de largo), y el Wat Traimit (Thanon Mittaphap Thai-China, Talat Noi, Samphanthawong) o el Templo del Buda de Oro por la impresionante escultura de tres metros de alto y cinco toneladas y media de peso del preciado metal.

Otros lugares dignos de interés son el abigarrado y colorista mercado flotante Wat Sai y la Granja de Serpientes Saovabha Institute (1871 Rama IV Road. Phathumwan); los mercados nocturnos –por la zona de Ratchaprarop, en Pratunam–, o bailar al ritmo de la música que marcan las divertidas furgonetas Volkswagen California –repartidas por Sukhumvit 11 y Ram Buttri– reconvertidas en pubs improvisados a pie de calle. La ciudad es bastante segura, con policías por doquier, en la que es difícil que el turista pueda toparse con problemas.

Bangkok es también un sitio idóneo para ir de compras –marcas de diseño o prendas de imitación– y el mercado de fin de semana de Chatuchak (Kamphaeng Phet 2 Road,) en las afueras de la ciudad, es la meca. Allí trabaja el chef riojano Fernando Andrés Yusta –hace patria con sus paellas y tapas– en Viva 8 (Section 8, Chatuchak market) al son de la música techno. Kaosan Road y los alrededores son el gueto hippie de la capital: tres calles repletas de hostales –bastante asequibles–, bares, restaurantes, puestos de masajes y tatuajes, tiendas de ropa, de libros, de abalorios… y de cualquier cosa que el turista pueda necesitar o imaginar.

De buen paladar

La cocina tailandesa, enriquecida con las influencias culinarias de Birmania, China, Indochina y Malasia, se sitúa entre las más interesantes de Asia. La base principal de sus platos es el arroz -sólo o combinado con otros ingredientes-, carnes de pollo y cerdo, la leche de coco, los diferentes currys, la salsa de soya, el lemongrass y la potente salsa nam pla, elaborada con anchoas, sal y agua. Bangkok nunca duerme, o por lo menos no lo hacen sus cientos de puestos de comida repartidos por la ciudad. A cualquier hora, en cualquier sitio, se ve gente comiendo.

Yaowarat Road en Chinatown es uno de los mejores lugares en los que probar la comida a pie de calle, sobre todo marisco y comida china; en el barrio de Phahurat destaca la comida hindú, y en el centro comercial de Siam Square se encuentran los restaurantes tradicionales tailandeses que intentan hacerse un hueco entre las franquicias de comida rápida americanas. En la zona de mochileros de Khao San Road se puede comer por menos de un dólar. Barato también es disfrutar de los deliciosos postres Kanon Taoy Boran que la tribu Mon prepara en la isla de Ko Kred situada a unos 20 km al norte y a la que se puede acceder con el bote Chao Phraya Espress que sale del muelle central de Sathorn (BTS Saphan Taksin). Lo mejor es hacerlo en fin de semana.

La ciudad cuenta con restaurantes para todos los gustos, paladares y bolsillos. Duongporn Songvisava, conocida como Bo, -mejor cocinera de Asia 2013- junto a su marido el australiano Dylan Jones regentan el Bo.lan donde desarrollan una cocina tailandesa creativa abanderada del “slow food” y la comida saludable por unos 45 €. Fuera de Bangkok, reconocidos chefs comienzan a abrir restaurantes, como es el caso del vasco Eneko Atxa, con su novísimo Aziamendi (40/14 Moo 6 Baan Natai, Khok Kloi 82140).

Los hoteles son los que albergan los restaurantes más selectos. Salathip Restaurant (89 Soi Wat Suan Plu, New Road. Bangrak), en el Hotel Shangri-La, la chef Tussanee Putkaew prepara excelentes platos de comida tailandesa: la ensalada Yam Som-o (con pomelo, gambas, virutas de coco tostado y anacardos (6 €) o el Gaeng Phed Ped Yang Kub Ar-ngoon (pato asado con uvas, piña y albahaca (8€). L’Appart Restaurant (piso 32 del hotel Sofitel Sukhumvit, 89 Sukhumvit Road Soi 13-15) apuesta por la cocina francesa a cargo del chef Jeremy Tourret (menú degustación 50 €).

Tour Gastronómico por el Barrio Antiguo

La típica comida tailandesa –la que comen a diario sus habitantes– está en los pequeños restaurantes familiares que abundan en Bangraks, el barrio antiguo de la ciudad. La empresa Bangkok Food Tours (bangkokfoodtours.com), ofrece un recorrido turístico-gastronómico por los locales más típicos: Thanon Charoen Krung (Wieng Pochana), y su pato asado; al lado, Je Noi las mejores bananas fritas (kluay keak) de la ciudad –exhiben el recorte de periódico lo atestigua–, en Je Lee (Charoen Wiang), los populares Tom yum noodles –gambas, pollo, lima, lemongrass y chiles molidos, entre otros ingredientes–; el recorrido incluye el clásico Musulman (Charoen Krung) y sus platos de cocina árabe; cruzando el río se llega hasta el Yum Rod Sab, la especialidad de la casa es el Yum Pla Dook Foo, -ensalada de mango verde y bagre crujiente–. Casi al lado, Kallapraruek, una verdadera institución, como su pollo al curry verde acompañado de rotis fritos o su helado de coco al estilo thai; como punto final del recorrido, la cafetería-panadería PanLee Bakery (Silom) para probar su repostería.

En Tailandia también se comen algunos insectos. En los mercados se encuentran saltamontes, grillos, larvas de abejas, gusanos de seda, huevos de hormigas, etc., que en fritura y acompañados de hojas de lima kaffir, chiles y ajo, son un buen aperitivo. Si se atreve a probarlos, saben mejor acompañados de una Singha, la cerveza local.

Los mejores rooftop bars Tomar un copa en lo alto de un rascacielos o cenar en una de estas terrazas panorámicas es algo que se impone. El bar-restaurante Vértigo (Hotel Banyan Tree, 21/100 South Sathorn Road), tiene terraza al aire libre en el piso 61, con magníficas vistas sobre el Parque Lumphini; Sirocco Bar, (Lebua at State Tower Hotel (1055/111, Silom Road, Bangrak), en la última planta del hotel, es uno de los más famosos –aparece en el film Hangover 2– y es fácilmente reconocible por su enorme cúpula dorada; el RedSky, en el centro comercial Central World (999 Ratchadamri Road), situado en la terraza del Hotel Centara Grand.

La terraza del Sofitel Bangkok Sukhumvit (189 Sukhumvit Road Soi 13-15. Klongtoey Nuea, Wattana), con vistas aéreas de Sukhumvit, Nana y Silem, combina la energía cosmopolita de la Tailandia moderna con el “art de vivre” francés: piscina al aire libre de 23 metros, gimnasio y spa 24 horas. También está muy de moda el Abobe Eleven, planta 33 de las Fraser Suites (Sukhumvit Road, Khlong Toei), de cocina peruano-japonesa. Los últimos fichajes con vistas son el Heaven Bangkok (Level 19, ZEN World @ Central World, 4, 4/5 Rajadamri Road, Pathumwan) en el piso 19 del centro comercial Zen Central, y el Zoom de Anantara (36 Narathiwat Ratchanakarin Rd), amenizadas las veladas con música en directo.

 

Guía práctica

Cómo llegar

Qatar Airways tiene 2 vuelos diarios directos a Doha desde Madrid y Barcelona y desde ahí opera el superjumbo Airbus A380 en su ruta a Bangkok. La aerolínea, ofrece un inmejorable servicio. Desde 500 € en turista.

Thai Airways cuenta con 3 vuelos semanales directos desde Madrid por unos 700€.

Dónde comer

Vertigo Restaurant & Moon Bar

Bo.lan

Salathip Restaurant

L’Appart Restaurant 189

Dónde dormir

The Peninsula Bangkok

Un clásico sinónimo del lujo tailandés situado en la ribera del río Chao Phraya. Doble desde 190 euros.

Mandarin Oriental Bangkok

Entre los primeros hoteles de lujo en instalarse en las orillas del río. Desde 315 euros hab. doble.

Shangri-La Hotel Bangkok

Es uno de los hoteles más lujosos y con más solera de Bangkok. Doble desde 135 euros.

Sala Rattanakosin Bangkok

Encantador Hotel Boutique ubicado a los pies del río Chao Phraya justo a la otra orilla del Templo Wat Po. Doble desde 98 euros.

Hotel Millennium Hilton Bangkok

Lujo a precios asequibles para los standares europeos. Las habitaciones de los pisos más elevados tienen magníficas vistas. Doble desde 100 €.

Más información:

Turismo tailandés

 

Etiquetas: hoteles, bangkok, viajes, Viaje Bangkok, El fascinante caos, gastronomia, restaurantes,

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de Cookies.

Aceptar