Bodega Plus

Trus Reserva 2006

Déjanos tu valoración:

Fecha Publicación Revista: 01 de marzo de 2014
Fecha Publicación Web: 23 de noviembre de 2015

Con la idea del château y la ilusión de elaborar pequeñas producciones de vinos de gran calidad, el proyecto de Bodegas Trus se hizo realidad en 1999; dado que la primera premisa para alcanzar la excelencia de un vino está íntimamente relacionada con la valía de la uva de la cual procede, es esencial la ubicación de los viñedos. En Bodegas Trus eligieron la cuna de la Ribera del Duero, en las inmediaciones de Pesquera de Duero, tierras fértiles que forman un triángulo con el valle hacia Piñel de Abajo, un entorno privilegiado por su microclima, la altitud, -que alcanza los 800 metros-, y la orientación del viñedo.

Los cuatro elementos

Trus -acróstico de tierra, roble, uva, sol-, define la importancia que tienen estos elementos en el resultado final del vino. Los suelos, de gran mineralidad, aportan personalidad a la uva; las características del clima continental, con un promedio moderado de lluvias, veranos secos (días calurosos y noches frías) e inviernos largos y duros (las temperaturas pueden llegar a los 15º bajo cero), favorecen la evolución de los viñedos e influyen cualitativamente en el proceso de maduración de la uva. Bodegas Trus sólo elabora en tinas de roble siguiendo el método tradicional y el estilo natural, sin ningún aporte de levaduras comerciales.

Por lo que respecta a la uva, sólo trabajan con la variedad tinto fino, la típica de la zona, la que mejor se adapta a las condiciones climatológicas y aporta las características organolépticas propias de los grandes vinos de Ribera del Duero. Al astro rey, el elemento que manda, le deben el lento crecimiento de las uvas que llegan a la época de vendimia maduras y sanas, pletóricas de calidad y matices sápidos.

Entre parcelas y naves

Alrededor de la bodega se reparten unas 60 ha de viñedo en un entorno de 2 km divididas en catorce parcelas diferentes por los suelos (arcillosos, calcáreos o mixtos), la orientación, la altitud y la inclinación. Cada una de ellas se vinifica de manera independiente, dando lugar a diferentes tipos de vino que ensamblados a posteriori son la base de las distintas líneas de vinos de Bodegas Trus.

Las naves del interior de la bodega están divididas en función del objetivo: en la nave de elaboración, dedicada a la recepción de la uva –tras la vendimia manual y con traslado inmediato a la bodega–, se selecciona racimo a racimo para depositarla dentro de los tinos con el mayor cuidado posible, a favor de la gravedad, sin estrujar la uva procurando que no sufra roturas ni que el choque de ninguna máquina impulsora diera lugar a la fragmentación de las pepitas.

Unas 600 barricas de roble francés (con una capacidad de 225 litros), esperan al vino en la nave de crianza donde el vino irá madurando, capturando los taninos que aporta la madera, oxidándose lentamente para enriquecerse en sabores y aromas. Tras ese periodo de reposo pasará a la nave de embotellado, diseñada con el criterio de la mayor asepsia posible. La máquina sopladora-llenadora, con el posterior arrastre de llenado antes de encorchar, con gas inerte, y siempre con tapón de corcho natural a fin de eliminar posibles oxidaciones del vino dentro de la botella.

La siguiente etapa es la nave dormitorio donde reposan y duermen los vinos en jaulones. Siguiendo el criterio y la filosofía de la bodega, los vinos tendrán un largo periodo de maduración en botella –alrededor de tres años los reservas y más de un año los crianzas–, hasta alcanzar la deseada redondez y complejidad. En la nave de etiquetado, y previo lavado exterior de las botellas, quedarán etiquetadas y listas para su expedición.

Una botella en cada cepa

Si en la zona es habitual disponer de 2.000 a 2.200 plantas/ha, en Bodegas Trus el marco es de 3.300 plantas/ ha, pudiendo disminuir la carga en cada planta para obtener los 3.300 kg/ha, es decir, 1 kg por cepa. Cuando la planta está en reposo vegetativo y ya ha almacenado en el tallo todas las sustancias de reserva que tenía en los sarmientos, se lleva a cabo la poda, que tiene lugar durante los meses de diciembre, enero y mediados de febrero. El objetivo es eliminar la madera nueva cortándola y favoreciendo el brote de yemas jóvenes más cercanas al tallo y por tanto a las raíces de la planta. Tras la poda en verde, se elimina el exceso de racimos quedando en una planta desarrollada unos 6 racimos, que sobre 150/170 g, proporcionan ese kilo por cepa.

La fermentación en tinos de madera de roble –Trus es una de las escasas bodegas que emplea este método– favorece la extracción de una cantidad importante de taninos de las duelas consiguiendo vinos más llenos, largos, elegantes y complejos. Las crianzas en barrica y botella redondean este producto natural, elaborado de forma artesanal, redondo y armónico que demostrará sus cualidades cuando se sirva en la copa.

Trus Reserva 2006

DO Ribera del Duero

Tipo: Tinto reserva

Crianza: 24 meses en barrica

Variedades: 100% tinto fino.

15% vol.

PVP: 22 €

Comentario de cata

Cereza con ribete rubí anaranjado. Elegante y complejo, se aprecian seductores recuerdos de fruta negra, bombón inglés, carbón vegetal, incienso, tabaco de pipa, finos cueros, grafito, monte bajo (jara), hongos, clavo, etc. Sedoso, amplio, dotado de gran viveza, estructurado, sensaciones de ciruelas en sazón, mentoles, bosque umbrío, minerales, balsámicos, maderas aromáticas, hoja de tabaco, regaliz negro, trufa... Larga y sutil vía retronasal con una amplia amalgama de aromas.

Bodegas Trus

Piñel de Abajo. Valladolid

Etiquetas: vino, bodega, bodegas, bodega plus, Trus Reserva 2006, ribera del duero,

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de Cookies.

Aceptar