Viaje Cáceres

Sabor con arte

Déjanos tu valoración:

Autor: Enrique Domínguez Uceta
Autor Imágenes: Enrique D. Uceta, Luis Asín, Carles Allende
Fecha Publicación Revista: 01 de mayo de 2021
Fecha Publicación Web: 04 de mayo de 2021

Cuando el pasado 25 de febrero los Reyes de España inauguraban el Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear, culminaba un largo proceso que ha llevado a Cáceres a posicionarse entre las capitales españolas del arte moderno. Se ha completado así uno de los caminos hacia la excelencia que han coincidido en la ciudad desde que, en 1986, abriera sus puertas el restaurante Atrio y su casco histórico fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Circunstancias que, en conjunto, la han convertido en uno de los destinos más deseables para una escapada de máxima calidad sin salir de nuestras fronteras.

Intuición artística

El museo ha florecido como un luminoso lirio blanco, símbolo de pureza y buenos augurios, cerca del recinto histórico, donde la ciudad nueva se derrama al pie del casco medieval. Cumple un sueño largamente acariciado por Helga de Alvear, persona excepcional que ha formado una de las mejores colecciones de arte contemporáneo de Europa. Nacida en Alemania, creció cerca del Lago Constanza y vivió en Suiza antes de llegar a España. Aquí se casó con el arquitecto Jaime de Alvear en 1959, y entró en contacto con los artistas de vanguardia, los pintores de los grupos de Cuenca y El Paso, y con la galerista Juana Mordó. Con ella empezó a trabajar en el mercado del arte, y ocupó su lugar cuando falleció, antes de montar su propia galería en 1995. Durante su larga trayectoria, Helga de Alvear no sólo apoyó a muchos nuevos creadores, también compró obra de aquellos que le gustaban personalmente, guiada siempre por la calidad antes que por el valor en el mercado. De esta manera ha reunido tres millares de piezas de 500 artistas que estaban esperando el momento de mostrarse al público. Esa oportunidad se la brindó la ciudad de Cáceres, donde abrió, en 2010, un Centro de Artes Visuales en un palacete modernista de 1910, punto de partida del Museo de Arte Contemporáneo.

El nuevo edificio, conectado al antiguo, ha sido proyectado por Emilio Tuñón, maestro del diseño de museos que pronto inaugurará el Museo de Colecciones Reales del Palacio Real de Madrid.

El museo

La visita a la colección de Helga de Alvear se convierte en una grata aventura, tanto por el descubrimiento de un edificio formidable como por la calidad de la colección de obras de arte que contiene. El museo se deja atravesar por un trayecto abierto al paseo, en cascada a través del jardín, en el que varias piezas de la colección se exhiben al aire libre. En el interior, se suceden obras de alto interés por calidad y diversidad, en una colección de 200 piezas que incluyen nombres tan importantes como el del disidente chino Ai Weiwei, Louise Bourgeois, Luis Gordillo o Joseph Beuys, imprescindible en el trayecto del arte moderno que el museo recorre, abarcando las siete ultimas décadas. Sólo se anticipa a ese periodo la sala dedicada a Los caprichos de Goya, que es un homenaje al artista que inició un tiempo nuevo para el arte contemporáneo. Helga de Alvear ha declarado estar “absolutamente feliz de que, después de tantos años coleccionando, las obras estén abiertas a todo el mundo” y encantada con la sede, un edificio que “es la locura, lo que yo siempre he soñado”.

Patrimonio urbano

Si, después de visitar el museo, se toma el camino de la animada calle Pintores, se llega a la formidable Plaza Mayor, repleta de terrazas y restaurantes, que forman una platea frente a la Torre de Bujaco y el Arco de la Estrella, el escenográfico marco de entrada al casco histórico. Dentro de sus murallas se concentra un laberinto arquitectónico que parece un escenario medieval en el que se podría rodar Romeo y Julieta, porque Cáceres no tiene nada que envidiar a los escenarios renacentistas de Italia, con su hermosa arquitectura de escala humana. Considerado el mayor conjunto monumental de España, y quizá el tercero de Europa, la ciudad extremeña tiene el privilegio de concentrar testimonios de tres culturas, la árabe, la cristiana y la judía. Un perfume romántico se percibe en los baluartes, en los pavimentos empedrados, en la deliciosa secuencia de placitas enlazadas, Santa María, San Jorge, para ascender hasta los espacios siameses de San Mateo y las Veletas.

Templos y mansiones se aprietan en sus calles, la concatedral de Santa María de origen románico, la iglesia barroca de San Jorge, casas solariegas tan hermosas como la de los Golfines de Abajo, la de los Carvajal, o la de los Cáceres-Ovando, también llamada de las Cigüeñas. Los ilustres apellidos de las familias nobles que se enriquecieron en América hicieron posible el patrimonio urbano que Cáceres conserva de manera admirable, aunque no falten zonas como la Judería, llenas de un encanto más popular. En el punto más alto del casco antiguo se encuentra la plaza de la iglesia de San Mateo, a la que asoman la Casa Solar de los Ulloa, la Torre de Sande y otros palacios.

Las estrellas

Un edificio de una sencilla arquitectura y minimalista discreción, primera obra de Tuñón y Mansilla en Cáceres, contiene el hotel Atrio, hoy, uno de los mejores del país, perfectamente integrado en el perímetro protegido por la declaración de Patrimonio de la Humanidad. El mismo edificio del hotel acoge el restaurante Atrio, una institución gastronómica en Extremadura, donde imparte su maestría el cocinero Toño Pérez con la colaboración de José Polo en la sala y en la extraordinaria bodega. Sus dos estrellas Michelín responden a la excelencia de una cocina sabia que no rechaza el sobresaliente producto del cerdo ibérico extremeño, del que obtiene resultados admirables. Toño Pérez acaba de recibir el Grand Prix de l’Art de la Cuisine de la Academia Internacional de Gastronomía, que sólo han otorgado en España a otros cinco cocineros. Los propietarios de Atrio se han hecho cargo de la gestión del restaurante Torre de Sande, situado en pleno casco antiguo, en una casa señorial del siglo XIV, inmediato al edificio del hotel. Abierto el pasado mes de diciembre, el asador se dirige a un público más amplio, ofreciendo una cocina impecable de elaboraciones sencillas, centrada en verduras, carnes y aceites locales de calidad. La remodelación del local y el interés de la carta, en la que no faltan ecos de Atrio, son una excelente noticia para la oferta de la restauración local.

Sesenta y seis mil años de arte

Con la apertura del Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear, Cáceres no sólo se pone en vanguardia como capital de arte moderno, también es la ciudad del mundo que posee manifestaciones artísticas a lo largo de un mayor lapso temporal. En la Cueva de Maltravieso se pueden ver pinturas rupestres de manos humanas con más de 66.000 años, que se encuentran entre las más antiguas del mundo, a poco más de kilómetro y medio del nuevo museo de vanguardia. Un récord mundial, al que hay que sumar otras instituciones volcadas en el arte, la Fundación Mercedes Calles y Carlos Ballestero, la Fundación Tatiana Pérez Guzmán en el Palacio de los Golfines de Abajo, y varios museos, entre ellos la Casa-Museo Guayasamín, dedicada a la obra del pintor ecuatoriano, primera filial europea de la matriz situada en Quito. En el entorno de la ciudad, a sólo 14 kilómetros, hay otro museo formidable, el de Wolf Vostell en el Monumento Natural Los Barruecos de Malpartida. Entre grandes bolas de granito, junto a una amplia balsa de agua, se levantan los edificios de un antiguo lavadero de lana rehabilitado que acoge la obra del artista vanguardista alemán, además de un Centro de Interpretación de las Vías Pecuarias, de manera que se dan la mano el happening y la cultura popular. Uniendo patrimonio, gastronomía, museos de arte moderno y naturaleza esplendorosa, Cáceres tiene todo lo necesario para un viaje de diversos placeres a uno de los mejores espacios monumentales de Europa.

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de Cookies.

Aceptar