Viaje a Chile

La joya del Pacífico

Déjanos tu valoración:

Fecha Publicación Web: 31 de enero de 2017

Ostenta el título de nación más larga del mundo con 4.329 km pero al mismo tiempo una de las más estrechas con sólo 180 km de ancho. Linda al norte con Perú, al este con Bolivia y Argentina con la Cordillera de los Andes –el sistema montañoso más largo y extenso del planeta que viaja casi paralelo a la costa del Pacífico desde Cabo de Hornos hasta Venezuela–, al oeste con el Océano Pacífico y al sur llega hasta el continente de la Antártida, donde se dispersa en una amalgama de fiordos e islas y vuelve a resurgir en el continente más austral de la Tierra, la Antártica (Antártida).

El norte alberga Atacama, el desierto más árido del mundo y unos firmamentos de los que parecen coleccionar estrellas; en el centro el clima se suaviza, lo que favorece la elaboración de productos del campo en sus fértiles valles y acoge punteras estaciones de esquí y en el sur se vuelven a extremar las condiciones en la Patagonia, donde cobran protagonismo el viento, los ríos y lagos, los volcanes, fiordos y glaciares que descubren la magnificencia y fortaleza de la naturaleza en su estado más prístino.

Carretera del Fin del Mundo  

El vuelo entre Santiago y Punta Arenas tiene una duración de aproximadamente 3 horas, para pasar a recorrer 250 kilómetros por una vía que llega a Puerto Natales que realmente hace honor a su nombre, Carretera del Fin del Mundo, porque si en un lugar se puede acariciar la soledad y palpar la insignificancia del ser ante la grandiosidad de la naturaleza este es uno de ellos. 

En la ribera continental del Estrecho de Magallanes, se encuentra Punta Arenas, en frente de los fiordos patagónicos de Tierra de Fuego, antesala de la mágica Antártida, un lugar donde la percepción de los asuntos terrenales cobran una magnitud muy distinta.

Con una población que ronda los 130.000 habitantes, fue habitada en su mayoría por emigrantes suizos, alemanes, ingleses italianos, españoles, etc… que tuvieron la suficiente valentía para establecerse en un lugar tan lejano e inhóspito, pero al mismo tiempo envuelto de un encanto que no escapa a la retina. Este puerto además es punto neurálgico de las redes comerciales (está catalogado como zona franca), sociales y culturales del área. Resulta pintoresco mimetizarse con el entorno y convertirse en magallánico y probar un choripán y leche con plátano en el kiosco Roca, un icono de la gastronomía local.

Con vistas a la Patagonia

A cinco kilómetros de Puerto Natales, capital de la provincia de Última Esperanza, en la región de Magallanes, la más austral de Chile, en el borde costero del Canal Señoret se encuentra el magnífico Hotel Singular Patagonia, edificado por la Sociedad Explotadora de Tierra de Fuego en las antiguas instalaciones del Complejo Industrial Frigorífico Bories, declarado Monumento Histórico Nacional. Impresionantes vistas de la accidentada Patagonia desde las habitaciones, SPA y piscinas (exterior e interior). Destaca también la cocina del chef Laurent Pasqualetto que pone al día el recetario regional con ingredientes locales.

Torres del Paine

Puerto Natales es la puerta de entrada del Parque Nacional Torres del Paine, uno de los iconos turísticos de Chile con un prestigio más que justificado por su luz natural y unos paisajes imborrables de las aguas turquesas de sus lagos y lagunas, de los cerros que al amanecer pasan a cambiar el tono a escarlata, de los témpanos azules y blancos de los glaciares, ríos y cascadas que seducen al visitante con la inmensa fuerza que sólo el agua posee.

Las formaciones rocosas Torres del Paine y los Cuernos del Paine, declaradas Reserva de la Biosfera por la Unesco, ocupan una superficie de unas 225.000 hectáreas, pobladas de matorrales preandinos y vegetación de la estepa patagónica, bosques magallánicos y desierto andino, carente de árboles y una fauna de pumas (quien tenga la suerte de coincidir), zorros, guanacos, cóndores, etc. que hacen de estos parajes un lugar fascinante.

El Parque alberga distintos atractivos como el lago y glaciar Grey, desde donde poder admirar los témpanos, Salto Grande, con acceso al Mirador de los Cuernos y al caminar por la orilla del lago Nordenskjöld, se puede presenciar una de las vistas más impresionantes del Macizo del Paine; desde la Cascada del Río Paine se obtiene una instantánea panorámica inmejorable de las Torres del Paine (al norte, Monzino, Central y al sur, De Agostini, las tres agujas de granito que dan nombre al Parque); el Lago Pehoé desde donde se contemplan los Cuernos del Paine, además de distintos miradores con vistas a lagos de extrema belleza, cerros y bosques, flora y fauna, como son los de Sierra de Toro, Cóndor, Ferrier y Los Cuernos.

Viaje por el firmamento

Al norte de Chile se encuentra el desierto de Atacama, un lugar estremecedor para, durante el día y el atardecer, contemplar la paleta cromática en todo su esplendor, los paisajes ocres, marrones, negruzcos, rojos, morados y blancos de sus valles, desfiladeros, macizos, volcanes y cuevas o el azul intenso de sus lagunas y, al caer la noche, observar las estrellas con una cercanía que parecen emanar de las manos.

Esta zona alberga el ALMA Proyect, un telescopio formado por 66 antenas de alta precisión a 5.000 metros de altitud que constituye el proyecto astronómico más importante del mundo.

El vuelo de Santiago de Chile a Calama, ciudad de una importantísima industria minera, tiene una duración de aproximadamente dos horas para posteriormente recorrer en coche alrededor de 100 kilómetros hasta llegar a San Pedro de Atacama, un pintoresco lugar de casas de adobe y calles de tierra en el que el tiempo parece haberse detenido. En el valle de Catarpe, a tan sólo 3 kilómetros de San Pedro de Atacama, se encuentra el Alto Atacama Desert Lodge & Spa, un oasis privilegiado construido al estilo de un antiguo poblado atacameño e integrado en perfecta armonía con su entorno, donde reina la serenidad.

La Cordillera de la Sal se erigió en un antiguo lago fruto de los pliegues de la corteza terrestre en capas horizontales de sedimento, yeso, piedras volcánicas, arcilla y roca hace millones de años. Está habitada por esculturas naturales verticales que han ido erosionándose por la fuerza del viento, la lluvia y el sol  y adquieren un brillo sobrecogedor por su diversidad mineral.

En esta cordillera se encuentra el Valle de la Muerte y la Luna, dos visitas obligatorias que por su esplendor no pueden dejar indiferente a nadie.

Ambas tienen extraordinarias formaciones geológicas de roca, sal y dunas de arena, y pertenecen a la Reserva Nacional de los Flamencos desde el año de su creación, 1990.

A 130 kilómetros de San Pedro de Atacama, el Salar de Tara se encuentra con una altitud por encima de los 4.000 metros, otra cita ineludible, un lugar donde poder admirar la belleza del altiplano chileno, de la bioesfera, de sus lagunas como Miscanti y Meñiques y los pueblos en el camino como Socaire, donde permanece intacta la cultura de sus ancestros, produciendo incluso su propia electricidad.

En el corazón de Chile

Merece la pena recorrer los cerros y calles de Santiago de Chile, ciudad con una incipiente oferta gastronómica donde destacan jóvenes cocineros como Rodolfo Guzmán en Boragó o Kurt Schmidt y Gustavo Sáez en el 99 Restaurante que han puesto a Chile en el mapa gastronómico al construir la identidad culinaria chilena a base del respeto e investigación de sus productos locales.

O pasear por la Vega Central y conocer la variedad de frutas y verduras chilenas o rendir homenaje a la cocina tradicional en el Mercado Central de Santiago o en La Mensajería en la comuna de Providencia.

También adentrarse en Pirque y visitar una bodega, como Viña Principal, situada a los pies de la Cordillera de los Andes en el Valle de Alto Maipo, que atestiguan la fama justificada que han adquirido los vinos chilenos o pasear por el increíble jardín y palacio de Las Majadas de Pirque que cuenta además con una residencia con 50 habitaciones y restaurante a destacar.

Hasta llegar finalmente a la auténtica Joya del Pacífico, Valparaíso, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, un lugar embriagador y colorista por el que es fácil dejarse llevar por la fascinación de sus laberínticos cerros, miradores, interminables escaleras, ascensores y donde poder admirar el Street Art que dan justificadísima fama al mayor puerto de Chile.

La huerta del origen

Los hielos patagónicos del sur hacen que Chile sea una isla fitosanitaria, lo que disminuye el riesgo de plagas y enfermedades. También actúan de barrera natural el frío Océano Pacífico, que ayudado por la corriente de Humboldt regula las temperaturas, la cordillera de los Andes, que cruza el país de norte a sur, y el desierto de Atacama al norte. 

En las tierras chilenas se cultivan y elaboran frutas, cereales y legumbres; en el norte, aceitunas y chirimoyas; en la zona septentrional de la cordillera, quinoa; en la zona central, lúcuma y palta; y en el sur, murta, maíz y papas; maquis y piñones en los bosques meridionales y, dispersos por su geografía, boldo, avellana, zapallo, poroto y mango.

Los alimentos deshidratados, las conservas, los congelados y zumos concentrados, –los duraznos en conserva, las pulpas de fruta, la pasta de tomate y frutas del bosque encarnan la propuesta más destacada–, representan los productos predominantes de la agroindustria chilena.

Por otro lado la miel, los lácteos, los frutos secos y deshidratados, las frutas y verduras, las carnes, el aceite de oliva y el pisco, los productos orgánicos y los del mar, las aguas y los vinos, redondean la oferta de la agroindustria chilena.

Dos versiones sobre una misma cocina

Álvaro Romero, chef revelación 2015, e Ilan Senerman, director ejecutivo del restaurante La Mensajería, en Santiago de Chile, ofrecen sus respectivas opiniones sobre la actualidad de la gastronomía chilena. 

¿Cuáles son los productos autóctonos chilenos más representativos?

AR: Nos identifican mucho los productos del mar, junto con las papas, los cereales, la quinoa y el maíz.

IS: El merkén y el cochayuyo, productos chilenos que se consumen con frecuencia.

¿Cuál es la identidad de la gastronomía chilena?

AR: Compartir, disfrutar, reír….

IS: Nuestra gastronomía nace de la repetición y es una entidad en constante evolución, con nuevas recetas que se van incorporando al repertorio gastronómico nacional; platos tan típicos como el charquicán o las empanadas de pino que catalogn de los tiempos de la conquista española, y platos relativamente más modernos como el mote con huesillos o los porotos con riendas, son igual de chilenos.

¿Qué platos rescataría del recetario  tradicional para actualizarlos?

AR: El curanto (bajo tierra) o pulmay (en olla)  son preparaciones que mezclan productos del mar y la tierra, con mucho sabor. O las papas con mote... Más que cambios, creo que hay que volver a ponerlos en las mesas de los restaurantes.

IS: No creo que sea necesario actualizarlos ya que su gracia es que se preparan de la misma manera hace tanto tiempo. La cocina nacional tiene que estar en conversación con el mundo actual, y es ahí donde es interesante ocupar recetas clásicas pero con ingredientes más modernos.

¿Qué ingredientes utiliza con mayor frecuencia?

AR: Me gusta mucho lo ahumado y el picante.

IS: Las especias picantes, en particular el ají cacho de cabra y el merkén.

¿En qué momento se encuentra la gastronomía chilena?

AR: Chile vive un destape cultural-gastronómico importante. Ya llevamos tiempo admirando nuestra cultura y nuestros productos; lo hacemos con hambre, con ganas de hacer de lo nuestro algo único.

IS: La cocina chilena está dando un salto importante con programas de televisión, libros y restaurantes que buscan traer nuestra cocina al presente en toda su gloria. En ese contexto nace La Mensajería, que da a conocer platos típicos chilenos pero preparados en una cocina cuidada y un espacio bien diseñado. Mirando la historia de nuestro país resulta paradójico que algunos de los restaurantes más elitistas sirvan solo productos autóctonos a las mismas clases sociales que antes despreciaban la cocina y los productos chilenos. Espero que la cocina chilena siga creciendo porque es maravillosa, llena de historia y sabor.

¿Existen centros de formación para chefs y jefes de sala?

AR: Sí, pero a mi juicio no son muy profesionales que digamos, porque la vocación de servicio es difícil de enseñar.

IS: Sí y cada vez son más. Están The Culinary, la Universidad Técnica de Chile, la de las Américas, la de Santo Tomás... La Universidad de Los Andes es la única que imparte la carrera de “ingeniería en administración de empresas de servicio” y hay colegios estatales que imparten títulos de gestión y producción de eventos y  de cocina internacional, entre otras disciplinas técnicas.

Guía práctica

Cómo llegar

Vuelos diarios de Iberia y Lan Chile.

Dónde comer

Kiosco Roca — Punta Arenas

Pintoresca “picada” (bares de toda la vida) fundado en 1932. Desde 5 €.

Boragó — Santiago de Chile 

Una de las jóvenes promesas de Chile, donde las algas y hongos, los productos representativos del país, tienen un lugar destacado junto con flores y hierbas. Dos menús, endémico y corto. Precio medio: 70 €.

La MensajeríaSantiago de Chile

Protagonismo de la cocina chilena típica: empanadas, carnes y pescados a la brasa, etc. bajo la experta batuta del chef Rodrigo Jofré. Precio medio: 20 €

99 RestauranteSantiago de Chile  

Local informal donde conocer los productos chilenos en una interpretación creativa. Precio medio: 50 €.

La Caperucita y el LoboValparaíso

Cocina singular de producto de mecado a cargo del joven matrimonio formado por Leonardo de la Iglesia y Carolina Gatica. Vistas inmejorables. Precio medio: 30 €

Dónde dormir

Alto Atacama Desert Lodge & Spa San Pedro de Atacama

Ubicación excepcional. Dispone de restaurante notable. Hab. doble 700 €

Hotel José Nogueira Punta Arenas

Edificio de corte neoclásico, declarado Monumento Nacional. Hab. doble 140 €

The Singular Patagonia Puerto Natales

Excelente establecimiento. Esmerada atención a la restauración, en un enclave inolvidable. Hab. doble --- €

Hotel Las Torres PatagoniaPatagonia

En el Parque Torres del Paine. Entorno extraordinario. Recomendable los paseos a caballo. Hab. doble 880 €

Hotel Cumbres LastarriaSantiago

Hotel boutique, de diseño moderno. Merece la pena las vistas del restaurante Ocho. Hab. doble 200 €

Casa Higueras — Valparaíso

Impresionantes vistas desde la terraza de las habitaciones sobre el puerto, recomendable el restaurante Maralegre, donde los productos del mar se elaboran con esmero con detalles de influencias foráneas. Hab. doble 150 €

Qué visitar

Viña el Principal — Pirque
 
En su portafolio
 
 
Impresionante parque de árboles centenarios que acoge: Centro de “conversaciones”, restaurante y 50 habitaciones en su “residencia”.
 
Más información
 
 
 

 

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de Cookies.

Aceptar