Vinos del mundo

Alemania (II)

Déjanos tu valoración:

Autor: Helio San Miguel
Fecha Publicación Revista: 01 de noviembre de 2016
Fecha Publicación Web: 03 de enero de 2017

Los vinos blancos alemanes ocupan el 80% de las viñas y cuando se habla de blancos teutones, la referencia es la riesling, uva noble considerada por algunos críticos –y quien esto escribe– como la mejor de las variedades blancas, por encima de la chardonnay, la sauvignon blanc o cualquier otra. 

La variedad riesling posee una madera dura y es muy resistente a las heladas, lo que la hace adaptarse especialmente bien a climas fríos como el alemán. Además es muy productiva, manteniendo una calidad media estimable incluso con altos rendimientos; madura lentamente, se vendimia en octubre, incluso noviembre o diciembre, cuando se quieren elaborar vinos dulces afectados con botritis o los Eiswein, y tiene otras virtudes cualitativas como una gran personalidad que sin embargo se combina con una gran capacidad para reflejar la personalidad del suelo en el que está plantada. Vinos como los rieslings del Mosela, –las cepas, plantadas en suelos graníticos, crecen en escarpadas lomas–, donde la riesling encuentra su más alta y pura expresión, son un claro ejemplo de auténtico terroir. 

Demasiados clones

Con ortografía diferente la riesling ya se menciona en textos alemanes y alsacianos (s. XV); incluso con la actual ortografía, en el s. XVII se reconocía su calidad y se recomendaba su plantación. Los alemanes han llevado a cabo una extensa investigación sobre esta variedad resultando una separación de más de 60 clones, algunos muy controvertidos, como el llamado N90, que pese a ser usado por productores líderes se considera que tiene un perfil aromático muy exagerado en su carácter tropical, impropio de esta variedad. Los vinos alemanes de riesling son generalmente delicados, con aromas de frutas, especias, y notas minerales.

Su gran extracto, firme acidez y azúcar residual les proporcionan los ingredientes de su sorprendente longevidad. Con los años desarrollan un característico olor a gasolina que hace las delicias de algunos aficionados, pero que en mi opinión resulta no muy agradable y le da al vino un carácter más monótono. Pasada la fase diesel, de imprevisible aparición, los riesling emergen de nuevo como unos vinos suaves, finos y de un aroma sutil, con toques de frutas pasas, flores, especias y minerales que pueden desarrollarse en toda su complejidad durante décadas.

Muchos aficionados consideran que entonces los riesling están en su apogeo, mientras que a otros les gustan más jóvenes. Los hay incluso que prefieren el “período gasolinera”, pero esto roza casi la perversión. Los vinos de riesling se elaboran en todo el espectro desde secos hasta increíblemente dulces, que encuentran un perfecto contrapunto natural en sus altos niveles de ácido tartárico.

Alemania cuenta con más de 20.000 ha, –más de la mitad de las plantaciones de riesling de todo el mundo–, pero esta variedad se encuentra también en Alsacia y se ha extendido desde Australia (el segundo país) hasta Estados Unidos.

Otras variedades

El honor de ser la variedad más extendida del país le corresponde a la müller-thurgau, una uva mediocre, de mucho rendimiento y maduración temprana, virtudes a las que debe su gran extensión. Se usa en las mezclas más baratas de vino alemán y en los Sekt. Silvaner es una estimable variedad  –cuya extensión está bajando– y que rara vez se la toma en serio como merecería. Grauburgunder (pinot gris) produce vinos con cuerpo y dulces mientras la variedad weissburgunder (pinot blanc) se dedica a vinos secos. Con ambas se realizan experimentos de fermentaciones y envejecimientos en roble. Scheurebe y rieslaner son cruces entre la riesling y la silvaner, ambas dedicadas a la producción tanto de vinos secos como dulces. Otras uvas blancas de calidad plantadas en Alemania son chardonnay, getudel, gewürztraminer, huxelrebe, lerner, muskateller (muscat), traminer, etc.

Entre las variedades negras destaca la spätburgunder, nombre local de la pinot noir, con la que se desarrollan en la actualidad los intentos más serios de producir buenos vinos tintos alemanes. También tienen un papel digno de destacar las variedades lemberger, portugieser y trollinger.

Las regiones vinícolas del Rin central

El corazón del vino alemán lo representan las regiones que se encuentran en la cuencas del Rin, cuyos vinos usan botellas de color marrón, y el Mosela, el principal de sus afluentes, que se presentan en botellas verdes. En Rheingau –la gran región de Alemania– (3.000 ha, 80% riesling, 10% pinot noir), se producen algunos de los mejores rieslings; Rheinhessen, (26.000 ha) tiene muy poco riesling (menos del 10%), siendo la müller-thurgau la más importante. En Pflaz (24.000 ha) dominan las müller-thurgau y riesling, con la que se elaboran grandes vinos secos. Nahe, –nombre de un afluente del Rin– con menos de 5.000 ha, está dominada por la riesling (30%), seguida de la ubicua müller-thurgau; al ser una región menos conocida, sus vinos son algo más baratos pero no inferiores en calidad. Mittle-Rhein, situada a lo largo del Rin y con unas 700 ha, (75% de riesling), es una zona turística y vistosa por sus castillos.

Ahr, situada más al norte del Rin recibe el nombre de otro de sus afluentes y es la única que cuenta con más cepas de uvas negras que blancas; domina la spätburgunder (pinot noir)  con más del 50% en sus 600 ha. Por último, la región de Mosel-Saar-Ruwer (unas 13.000 ha), más de la mitad de riesling; por la importancia de sus vinos, su grandeza y su personalidad, se considera una zona diferente a las del Rin y hasta que los vinos se embotellan con cristal de color verde. El nombre oficial se ha simplificado dejándolo solo en Mosel a partir de la añada del 2007. Al ser una gran región produce mucho vino mediocre, pero a la vez en el Mosela la riesling encuentra su más delicada, frágil y ligera, pero a la vez compleja y aromática expresión que la convierten en una de las mejores regiones del mundo en lo que a blancos y dulces se refiere, y sin duda en la líder mundial en cuanto a rieslings.

Al sureste del Rin

Todavía en las cuencas del Rin y sus afluentes, se encuentran 4 regiones con muy distinta personalidad, pero menos prestigio, poco conocidas fuera de Alemania, y cuyos vinos tampoco son fáciles de encontrar fuera del país.

Hessische Bergstrasse (menos de 500 ha), y con riesling en más de la mitad de su superficie, fue reconocida en 1971, produce blancos secos y de no muy alto precio. Baden, extensa y dispersa, con escasa plantación de viñas con relación a su tamaño (no llegan a 17.000 ha, 10% riesling, 25% pinor noir), se beneficia de un clima más cálido y pese a su extensión sus vinos no tienen una calidad equivalente. Franken, al noroeste de Baden (6.000 ha dominadas por la müller-thurgau y un significativo porcentaje de silvaner), produce los mejores vinos, generalmente secos. Tiene escasa superficie de riesling pero una interesante producción de dulces de rieslaner.              

Los vinos de Franken tienen la peculiaridad de embotellarse en las llamadas Bocksbeutel, la botella ancha, baja y delgada, a medio camino entre una gran petaca redondeada en los hombros y un frasco de colonia. Aunque al parecer eran los favoritos de Goethe, hoy no cuentan con el mismo prestigio. Württemberg también muy extensa región situada al sur entre Baden y Franken, a lo largo del río Neckar, cuenta con más de 11.000 ha de muy variada composición varietal dominada por la riesllng con un 25% y la tinta trollinger, con un poco menos, que produce tintos de poco cuerpo que satisfacen la gran demanda local que tiene el más alto consumo per capita de toda Alemania.

El lado este

Con la unificación alemana en 1990, las dos principales regiones productoras de la antigua República Democrática, fueron reconocidas como tales. Saale-Unstrut, situada en las cercanías de Leipzig (500 ha), produce blancos secos con las variedades de la familia pinot. Sachsen, La Sajonia, se encuentra en los alrededores de la ciudad de Dresde; es la menor de toda Alemania (menos de 400 ha) pero tiene el honor de haber fundado el primer instituto de viticultura del país en 1812. Al igual que la anterior, es una región que está empezando a despertar, dedicada a la producción de blancos secos de distintas variedades y de Sekt.

Descifrando las etiquetas

Un importante rasgo definitorio del vino alemán es su extrema regulación acorde con el estereotipo que tenemos sobre dicho país. La percepción del vino alemán como difícil de entender tiene mucho que ver con una compleja nomenclatura que emana de esas normativas, a lo que se une la dificultad que entraña el propio idioma alemán, así como la tipografía de carácter gótico usada tradicionalmente y las recargadas y anticuadas decoraciones y dibujos que las adornan.

Poco a poco esas complicadas etiquetas góticas con larguísimos nombres y demasiada información se están simplificando, pero aún queda bastante por hacer y hay algunas áreas en las que la pretendida información resulta confusa y no le aclaran al consumidor conceptos básicos creando la impresión de que los vinos alemanes son casi inaccesibles por la complejidad de su etiquetado. Sin embargo, en muchos casos el conocimiento de unas pocas claves hace que aunque sus etiquetas no se vayan a tornar en un modelo de información, sean más fáciles de descifrar y se aprecie un alto grado de racionalidad en su nomenclatura.

Una típica etiqueta alemana tiene la añada del vino, como un cardinal (2004) o como un ordinal (2004er), en ambos casos se refieren al año de la cosecha.

A continuación está el nombre del productor, de la variedad de uva (riesling, Silvaner, etc.) y el tipo de vino (QbA, Kabinett, Auslese, etc.), seguidas del nombre que indica la procedencia de las uvas y la DO; los términos que quedan hacen referencia al pueblo y a la viña; para indicar el pueblo, los alemanes usan el gentilicio añadiendo también “er” (una viña del pueblo de Wehlen se le llamará Wehlener) e irá seguida del nombre de la viña (que puede extenderse por varios pueblos, ya que muchas viñas fueron ampliadas en la clasificación de 1971).

Así el vino que indica Joh. Jos. Prum 2002 Wehlener Sonnenuhr Kabinett, es un vino de la viña Sonnenuhr, de la localidad de Wehlen, del tipo Kabinett, de dicho productor.

Además las botellas alemanas indican el grado alcohólico, el número AP (que en casos muy selectos puede ser determinante) y si el bodeguero es miembro de la VDP.

El laberinto terminológico germano

Erstes Gewächs: es el nuevo estilo propuesto en la región del Rheingau para elaborar una clasificación de propiedades a la bordelesa. Los vinos tienen que tener nivel Auslese, o ser secos. En teoría indica una viña de primera categoría.

Einzellage: hace referencia a una viña o propiedad única (el tamaño puede variar considerablemente y estar dividida entre varios propietarios); los einzellage se entienden como viñas y su nombre sigue al del pueblo. Algunas de las más prestigiosas e históricas propiedades de Alemania se han ganado su derecho a no mencionar el pueblo, sino solo su nombre, aunque a veces su calidad hoy no es la que fue.

Grossllage: término genérico que engloba una zona geográfica mucho mayor que lo que se puede llamar una propiedad o una viña. Más de 150 fueron creados en la ley del 1971 y la mayoría no representan ninguna indicación seria de calidad por sí mismos.

Erzeungerabfüllung: equivalente de nuestro “embotellado en la propiedad”. Aunque casi todos los grandes productores lo hacen, el término tiene poco sentido como indicación de calidad.

Gutsabfüllung: un paso adelante sobre el anterior, implica que el vino “embotellado en la propiedad” proviene de las uvas de la misma y requiere un mínimo de tres años de posesión de las mismas.

Como es difícil que el aficionado que se quiera adentrar en el vino alemán se vaya a familiarizar pronto con los nombres de las viñas y los vaya a distinguir de los genéricos, lo mejor al principio es no olvidar que las botellas verdes son del Mosela y la marrones del Rin y recordar los nombres de las distintas regiones y los mejores productores.

Etiquetas: uva, vino, Alemania, bodega,

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de Cookies.

Aceptar