Especial champagnes

Champagne para unos

Déjanos tu valoración:

Autor: Óscar Caballero
Fecha Publicación Revista: 01 de diciembre de 2015
Fecha Publicación Web: 02 de diciembre de 2015

Desde Dom Pérignon –el monje, no la marca–, el champagne es un ensamblado de muchos crudos. Y generalmente también de varias añadas. Un poco de vino de reserva. Y rematado por el dosage –licor de expedición en España–, alquimia de vino y azúcar que redondea el conjunto. Ese vino es el que comercializan unas cuatrocientas casas más o menos célebres en el mundo. 

Con etiquetas y distribución importantes, carecen de viñedo. Y si lo tienen, es simbólico respecto de la cantidad de botellas que venden. Las abastece un ochenta por ciento de los 17.500 viñateros que se reparten las 35.000 hectáreas del viñedo más caro del mundo. Esos viticultores venden a granel a las casas célebres o a una de las 135 cooperativas de la región, 39 de las cuales comercializarán el vino bajo su propia marca.

Otros, se arriesgan a darle su carácter, y el del terruño, a las botellas en las que estampan ese RM que los distingue. Sobre todo cuando pueden jactarse de laborar alguno de los mejores crus. Es decir, Montaña de Reims, valle del Marne, laderas calcáreas del sur de Epernay (Montgueux, Côte des Bar).

O pequeños espacios míticos para el chardonnay como Mesnil-sur-Oger. Algunos RM alcanzan precios que rozan los de las grandes marcas. Pero muchos ofrecen, entre 15 y 25 euros, una inmejorable relación precio/placer (Abó dixit). Ahí se sitúan la mayor parte de las botellas que, desde hace un lustro, esta revista selecciona entre la oferta de los 5.000 viñateros reunidos en Champagnes de Vignerons.

Marca singular: al comienzo de la década 1990 el sindicato de viñateros de Champagne decidió por primera vez divulgar las a veces confidenciales elaboraciones de viticultores y cooperativas. Frente a la difusión mundial de las grandes marcas, se trataba de hacer saber lo que producían actores individuales de la DO. Diez años más tarde crearon esa marca colectiva, champagne de viñateros, que es hoy, aún, la única respaldada por un sindicato vinícola. Como si un consejo regulador, en España, fuera el aval de pequeños viticultores. Y funciona.

En 2014, los adherentes, particulares y cooperativas, vendieron 92 millones de botellas: la tercera parte de las ventas totales de la DO. Venta de proximidad: 73 millones de botellas en Francia. Cifra importante: un 45% de las ventas nacionales. Pero sólo un 13,4% de lo exportado por la DO. Normal. El tamaño de las explotaciones, su gestión individual, conspiran contra la proyección exterior. Además, esos viñateros que se jactan de ser artesanos prefieren recibir, hacer degustar y vender en la propiedad.

Un consejo: si frente a botellas cuya marca desconoce, pero que ponen RM, no sabe por cuál decidirse, opte por un BSA, un brut sans année. En Champagne se dice que ese vino, que reposa como mínimo quince meses en bodega, es el que identifica una casa, famosa o desconocida. Su seña de identidad.

En cuanto a siglas o indicaciones, un repaso a las habituales. Blanc de blancs: sólo hay chardonnay en la elaboración. Blanc de noirs: pinot, noir o meunier. Rosé: rosado de saignée (uvas negras enteras maceran hasta obtener el color) o, excepción solamente permitida en Champagne, ensamblado de un vino tinto, vinificado en Champagne, en la cuba de jugo blanco.

Millésime (añada): define el vino de la vendimia de un mismo año, aunque provenga de distintos crus y diferentes uvas. Eso sí, debe reposar por lo menos tres años. En fin, para etiquetar cuvée prestige, el vino ha de provenir de viñas viejas, parcelas seleccionadas o laderas excepcionales.

Selección Gourmets 2015

Louis Dehu. Brut Tradition BSA

Producto del valle del Marne, donde Isabelle Dehu tiene 9 hectáreas de viñedo y uvas de 30 años de promedio, su BSA mezcla los dos pinot a partes iguales con un 20% de chardonnay, del 2010, 2011 y 2012. Reposa 20 meses en bodega y lleva 6,7g/l de azúcar.

En la copa, el vino es brillante y límpido, ambarino, con burbuja fina. En nariz, avellana y albaricoque, cítricos. Ligero en el ataque en boca, afrutado y redondo luego, levemente amargo, se resuelve en un final que evoca el brioche. Y todo esto por 13,50 € botella (30.000 disponibles).

Masse-Liebart et fils. BSA Cuvée première

Diez hectáreas con las tres uvas autorizadas en 1935: pinot noir y meunier y chardonnay. Pero la cuvée première hace un interesante ensamblado de meunier (80%) y chardonnay, ambos del 2011, entre 3 y 4 años de bodega y 10g/l. Vino brillante y límpido, aspecto dorado, pálido, con reflejos dorados.

Burbuja fina que será más tarde uno de los datos, como la redondez, en boca. En nariz, notas de brioche, de ahumado y minerales. Volumen en boca y final con recuerdos de pomelo. Diez mil botellas, a vender en la propiedad –champagnemasseliebartetfils@wanadoo.fr-, a 14,90 €

François Chaumont. Blanc de Blancs 2008 Millésime

François Chaumont trabaja desde 1984 y a su nombre 5 hectáreas de pinot noir y chardonnay en el valle del Marne. Una parcela en la Montagne de Reims, reputada por sus blancos, con uvas de 40 años promedio, dio la chardonnay de 2008, que pasó seis años en bodega y lleva un dosage de 8 g/l.

El vino es brillante en su dorado pálido, con burbuja fina y un cordón que resiste. Notas florales –los que saben, dicen: espino blanco– y alimonadas en nariz. También pimienta blanca, vainilla. Redondo y afrutado en boca, vivaz, con acidez evidente. Mil botellas a 16,90 €. 

L.Y.Drouilly. BSA Angéline

En la Côte de Bar el viñedo de 9 hectáreas cuenta pinot noir y chardonnay de 25 años promedio. Angéline lleva un 80% de pinot noir y chardonnay, ambos del 2010. Tres años de bodega y un licor de expedición tradicional: 9 g/l.

Entre reflejos verdes y dorados la burbuja se muestra fina. Toques florales en nariz, con cítricos, citronnelle y melisa. En boca, burbujas finas y dispersas y al final redondez clásica. Las 2.000 botellas a 18 €. 

Lequeux-Mercier. Millésime 2003

Michel y Nelly Lequeux crearon su viñedo en 1973 con 7 hectáreas de chardonnay, meunier y pinot noir de 25 años de media, en el Valle del Marne. Con un 40% de pinot noir, y chardonnay, elaboraron su 2003, que reposó once años en bodega, rematado con un dosage de 5 g/l.

Dorado, con burbujas finas y cordón perlado, la nariz da toques amaderados, de bizcocho, vainilla, brioche y frutos secos. Fruta madura, burbuja delicada y acidez en boca. Un champagne de casta. Y a 21,40 € las 3.500 botellas. 

Charles Clément. BSA Cuvée Spéciale

Fundada en 1956 por 22 viñateros, la cooperativa Vini Colombe et environs dispone de 115 hectáreas en la Côte des Bar, un viñedo repartido entre chardonnay, meunier y pinot noir.

Con un 60% de chardonnay, el ensamblado del BSA lo completa la pinot noir y un dosage de 8,8 g/l. Las 2.500 botellas a 23 €. 

 

 

 

Etiquetas: champagne, champagnes, Especial champagnes, Champagne para unos, especial, francia, vino,

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de Cookies.

Aceptar