Cocina y arte

La cocina de Picasso

Autor: Emilio Molinés
Fecha Publicación Revista: 01 de julio de 2018
Fecha Publicación Web: 29 de agosto de 2018

Si tiene previsto visitar Barcelona antes del 30 de septiembre, tiene una cita obligada que no puede dejar pasar, y es visitar El Museo Picasso para deleitarse con la exposición “La cocina de Picasso”, una muestra monográfica y multidisciplinar de obras del artista vinculadas con el mundo de la gastronomía.

En el marco de una exposición excepcional comisariada por Emmanuel Guigon, director del Museo Picasso; Claustre Rafart, conservadora de la obra gráfica del Museo Picasso; y Androula Michael, profesor titular de Arte Contemporáneo de la Universidad de Picardie Jules Veme, el Museo acoge en Barcelona más de 180 obras de arte, entre pinturas, esculturas, grabados y dibujos de varios periodos de su carrera, además de una selección de documentos y fotografías procedentes de instituciones, colecciones privadas de todo el mundo y de museos, entre ellos el Musée National del artista en París, el Museo Nacional de Arte Reina Sofía de Madrid, el Museo Picasso de Málaga o el Musée d´Art Moderne de la Ville de París. Además de todo ello, cuenta con el asesoramiento excepcional del chef Ferran Adrià, que establecerá por primera vez en su trayectoria un diálogo entre el proceso creativo del genial artista con la creación culinaria contemporánea. Para el chef catalán, Picasso se encuentra entre sus referentes más creativos y ha celebrado que un museo examine el lenguaje gastronómico que se desarrolla desde el homo habilis.

Los inicios del artista

La cocina y su universo se abordan por primera vez como el eje de esta exposición única en el mundo, en la que se podrá entender la pasión de Picasso por la gastronomía. La exhibición demuestra cómo la cocina de Picasso nace al mismo tiempo que el artista, y se mantiene a lo largo de su obra en diferentes grados de intensidad. Y es que la presencia de los restaurantes como punto de encuentro es constante en la obra del pintor malagueño y también en sus textos poéticos y obras de teatro. Por ello, el primero de los nueve episodios ilustra cómo se inició en la taberna Els Quatre Gats de Barcelona, pintando a comensales y recibiendo encargos por parte de la propietaria del restaurante, como el cartel del plato del día y del menú local, hasta el cabaré francés Au Lapin Agile, de la colina de Montmartre, donde se reunían los bohemios de la época de París. También el mítico El buffet “Le catalán”, el local junto a su taller de la Rue des Grands-Augustins, en el que el artista iba a comer con sus amigos durante la ocupación alemana en París. En este estudio Picasso pintó en 1937 su célebre cuadro, el “Guernica”.

En el segundo momento de su trayectoria, el Picasso cubista optó por incluir alimentos y herramientas cotidianas en sus composiciones reivindicando el sabor de lo real; más adelante, el artista jugó de manera intensa con los utensilios de cocina en sus esculturas.

La cocina como metáfora

Esta gastronomía formó parte de sus poemas y obras de teatro, entremezclando viandas con palabras que se basan en el imaginario culinario. La cocina como metáfora del acto creativo del artista son los puntos destacados de la exposición que el espectador descubrirá desde una nueva perspectiva. Picasso nos presenta la comida como una fuente de deseos inconscientes que constituyen un lenguaje metafórico por excelencia; y en otro episodio registra la cocina en tiempos de penuria de la guerra, cuando pintó tarros, cuchillos y vegetales destartalados.

La profunda huella de la cultura mediterránea en la obra de Picasso también aflora en toda una temática que la exposición ha bautizado como “Frutos del Mar”, cuando pintó todo tipo de crustáceos, pulpos, sepias, angulas, erizos, morenas…; otro episodio fue el Picasso ceramista que apostó seriamente por sardinas, lenguados, huevos fritos y salchichas.

En los dos últimos ejes de la exposición el visitante puede ver la faceta de Picasso como sibarita al aire libre, y podrá contemplar obras como Corridas de toros y pez (la tauromaquia fue otra de sus pasiones), un enorme plato de barro rojo en el que el artista superpuso en 1956 la espina de un pez (un lenguado cocinado a la meunière) que acaba de comerse impreso en arcilla blanca; El Niño con langosta o un Déjeuner sur L'herbe, así como los setenta años de su vida dedicados a la litografía y el grabado, donde aparecen animales marinos y otros objetos.

Menú Picassiano

Coincidiendo con la exposición internacional “La cocina de Picasso”, el chef Marc Gascons, del hotel The Serras, edificio que acogió el primer estudio de Picasso en Barcelona, ha elaborado un menú artístico y especial, a mesa completa, en homenaje al genio malagueño. Para elaborar el Menú Picasso, Marc se ha sumergido en la vida y obra del artista, así como en algunos de sus cuadros, fotografías, libros y documentos conservados tales como listas de la compra y facturas relacionadas con comidas. De este estudio en profundidad, Gascons ha extraído los platos y los productos que más gustaban al artista según los distintos países y ciudades donde vivió.

Otras fuentes de inspiración son las cenas que Picasso organizaba en su casa, llegando a la conclusión de que muchas referencias culinarias en su obra se pueden relacionar con el hecho de que a menudo el artista escribía, pintaba y dibujaba sobre la mesa de la cocina.

Entre las creaciones culinarias que el visitante podrá degustar destacan el bogavante a la brasa, panceta melosa, parmentier ahumada y ajo asado; y la butifarra de buey hecha en casa a la brasa con asado de setas, cebollitas y bimi. Completan la oferta la sardina marinada con aceite de oliva virgen, ajoblanco y cerezas; el lenguadito frito con salsa gribiche y mayonesa de kimchi; y de postre, la manzana rustida, hojaldre, piñones y crema de limón.

Este menú está disponible de lunes a domingo, tanto al mediodía como por la noche, a un precio de 49 euros (con armonía incluida).

Además, para maximizar la experiencia, el museo organiza una serie de actividades para todos los públicos que exploran aspectos creativos de la cocina a través de talleres, tertulias y propuestas gastronómicas muy interesantes.

No se pierda la oportunidad de disfrutar del arte y la gastronomía en estado puro fusionados en esta exposición.¡Venga a descubrirla!

Etiquetas: Barcelona, Picasso, cocina, gastronomía,

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de Cookies.

Aceptar