Sala de Barricas

Rafael Somonte

Autor: Mayte Díez
Fecha Publicación Revista: 01 de junio de 2018
Fecha Publicación Web: 04 de julio de 2018

A Rafael le tiraba la tierruca. Desde Hawke´s, en la Isla Norte, y Otago, en la Isla Sur, en el horizonte neozelandés imaginaba la costa cántabra. A 20.000 kilómetros para aprender idiomas, practicar con otras variedades de uva, otras formas de elaboración...

Rafael Somonte– Podía haberme quedado allí pero como decían ellos “volvía junto a la mamma”. El neozelandés medio cambia de vivienda unas cinco o seis veces en su vida en cambio los españoles e italianos regresamos a nuestras raíces. Regresé en agosto y en enero de 2014 me avisan de Dominio de Tares.

Club de Gourmets– En 4 años le ha dado un buen empujón a los vinos de esta bodega. ¿Dónde está el milagro?

Dominio de Tares siempre había sido una bodega con vinos buenos; lo que ocurre es que eran de un estilo más tendente a la década de los 90 que a la de los 2000 largos.

¿En qué han evolucionado?

Sobre todo vamos dando predominio a la variedad y la fruta y menos a lo que son las crianzas y elaboraciones.

Con 36 años se puede decir que es usted un enólogo de siglo XXI

Yo soy un poco raro en el sentido de que a mí no me gusta tocar mucho los vinos; lo que me gusta es tener buena uva. Gastamos tiempo, dinero y esfuerzo en conseguir la mejor uva y en elaborar de la menor manera, pero muy tradicional.

Parece un contrasentido regresar a la tradición

No creas; en Dominio de Tares, casi desde el primer año que entro, parte de rosados y blancos ya se hacen sin ningún tipo de levadura y desde el 2015 en adelante, todo lo que hay en la bodega se elabora con la levadura propia de la uva. Son elaboraciones muy artesanales, muy tradicionales: sin levaduras, sulfitos al mínimo, sin productos y otras cositas que inventan ahora las industrias de biotecnología...

¿Cuál es el resultado final?

La elaboración va diferenciándose al otorgar más dominio a la fruta y al Bierzo y menos a las barricas francesas y americanas.

Ya que cita al Bierzo, ¿en qué momento está esa DO?

Cuando Parker empezó a hablar de Bierzo fue internacionalmente conocida. Un boom grandísimo los primeros años, pero llega un punto en el que se estanca; ahora hay una serie de viticultores, enólogos haciendo las cosas bien y yendo con lo que demanda el mercado, que son elaboraciones más tradicionales, prestando mucha más atención al terruño. En Bierzo hay un semillero de micro viticultores que en otras zonas no hay. En los últimos 4-5 años, empieza otra vez a coger esta tendencia, a estar de moda.

La nueva bodega Dominio Dos Tares, también en tierras leonesas, apuesta por la prieto picudo, una variedad que subió como la espuma y ahora apenas se habla de ella ¿por qué?

A la prieto le tocó una época un poco convulsa, porque el boom coincide con los años 1999, 2000 y 2001, cuando se realizan nuevas plantaciones de prieto picudo. ¿Qué hacen? Como es zona de meseta, plantan en espaldera como en Rueda. Nosotros somos de las pocas bo-degas que todavía mantenemos 12 ha de viñedo centenario –allí le decimos viñedo rastrero– con cepas con más de 100 años. Prieto picudo es una gran variedad, tremendamente buena para la elaboración de rosados y tintos, pero le coinciden esas dos cosas: las plantaciones nuevas en espaldera y la recesión económica. A nosotros nos va muy bien con ella, pero algunas bodegas no saben si ir hacia delante o hacia atrás.

¿Les está afectando el cambio climático en la zona?

Lo estamos notando, sí. Sobre todo, son esas variaciones tan extrañas porque ya no es que haga mucho calor o sequía, sino heladas o calores a destiempo. La climatología está descontrolada. Por ese motivo, el año pasado la pérdida de cosecha de toda Europa en conjunto ha sido de un 32%; heladas en Borgoña, Alsacia, Burdeos... Aquí no solo en Bierzo; Rioja está afectada, Ribera del Duero, Rueda...

¿El viñedo es más sensible que otros cultivos?

La vid es una planta acostumbrada a zonas que tienen bien marcadas las cuatro estaciones. Inviernos, veranos y en sus interfaces sus primaveras y otoños. El año pasado es buen ejemplo de lo que ocurre con el cambio climático: enero-febrero excesivamente bondadosos en cuanto a temperaturas, la planta entiende que ha llegado la primavera y empieza a florecer. De repente, en marzo-abril caen dos días de helada y todos esos brotes verdes, quemados. Al final tienen que rebrotar en cañas secundarias. Son brotes prema-turos, con mucha vegetación pero poca fruta. Desde fuera toda la finca está verde y bonita pero luego entras y ves que no hay racimos, que todo es vegetación.

Parece que el vino se está poniendo de moda ¿cree que se mantendrá esa tendencia?

Efectivamente el consumo ha subido de 22 a 26 litros per cápita. Siempre es bueno que aumente el consumo y haya anuncios, como lo de “marídalo con vino”, del MAPAMA. En las próximas décadas el sector del vino se va a encontrar con el problema del alcohol. El grado alcohólico del vino va a ser un punto de controversia. Dependerá de la formación o educación de la gente, que está creciendo con respecto a los vinos, con cursos como el Masters of Wine, que son gente preparada que a su vez puede preparar a otros... Toda esta información en torno a los vinos va a ser muy útil para fomentar el consumo.

¿Seguimos exportando más vino a granel que embotellado?

Ya no tanto, pero sí, todavía. España tenía un problema gravísimo, igual que Francia, pero ellos exportan un montón y con valor añadido mientras nosotros crecíamos en volumen pero bajaban los precios. Exportábamos a China que poco más te pagaba la etiqueta, la botella y la cápsula.

¿Y salía a cuenta?

Supongo que sí. No te puedo decir mucho porque todas esas operaciones de bajo coste suelen salir generalmente de sitios con gran producción como La Mancha. En El Bierzo somos cuatro y el que apunta. O sea, que aunque quieras hacer un vino barato, no puedes. Es una zona que no puede competir en precios bajos ni debe meterse en eso. Son parcelitas muy pequeñas y mover a la cuadrilla a otra que te queda a 500 metros... La mitad del día lo pasas en traslados. No puedes mecanizar, hay mucha viña vieja...

Con la que hacen buenos vinos

No creas; por tener viña vieja no vas a hacer siempre buenos vinos. Al final estás en un mercado que como productores tenemos que ser capaces de hacer buen vino y también de venderlo. Cuando hablaba de prieto picudo y todas esas espalderas –que no estoy en contra– nosotros todos los rosados los hacemos con espalderas, los vinos jóvenes. Pero cuando tú traes a un importador no le enseñas la espaldera, que es igual a lo que ve en todos los sitios; le enseñas los rastrones viejos que no ha visto nunca. Y la viña más cuca, con las mejores vistas y eso emociona a la gente; y al final, compra porque le transmites emociones.

¿Los compradores extranjeros visitan los viñedos?

Pues es curioso que muchas veces la gente que compra en exportación, es decir jefes de compra, saben mucho más de una zona como Bierzo que cualquiera que vive en León. Quizás por la cercanía se piensa “el día menos pensado voy”. El de exportación antes de venir ya tiene aprendido si pasa el río Cúa, si hace una curva allí, y si las fincas están al norte. Están más acostumbrados por la influencia francesa. El que viene de Shangai te lo pregunta todo porque esa información tiene que transmitirla allí.

¿Cómo se presenta el futuro del Bierzo?

Ahora miso El Bierzo está inmerso en una subdivisión en sus vinos; antes todo era Bierzo y ahora vamos a dividir lo que es el estándar –vinos procedentes de muchas parcelas dentro de la comarca–, pero a su vez habrá vinos de Villa del Bierzo, que vienen por ejemplo de Bembibre, Vinos de Paraje, y luego ya, a su vez, por encima del Vino de Finca, está el Gran Vino de Finca, que tiene que ir durante unos años avalado por puntuaciones, determinadas críticas y cosas así. En los próximos años yo creo que El Bierzo y nosotros estaremos todos en esta subdivisión; ya no por los meses de crianza en la elaboración, que era la tradición en España, sino por el origen de la uva y si procede de cualquier finca dentro del Bierzo, que no porque sea un vino de parcela es mejor.

¿No confundirá al consumidor toda esa subdivisión?

El consumidor, si quiere vino del Bierzo, ahí lo va a tener; ahora, si quiere ahondar más en el conocimiento de lo que son las subzonas del Bierzo, también puede. Es dar una opción a aquellos que quieran saber la diferencia entre un vino de Bembibre en El Bierzo Alto o uno de Cacabelos en El Bierzo Bajo. Si tienen más acidez o menos, si son más recios o más per-fumados y elegantes... Y así, diferenciar los estilos de vino. Lo que no debemos fomentar los bodegueros es la confusión entre el origen y la calidad. Al igual que no se debía hacer la distinción entre meses de crianza y calidad...

Entonces, si no es por la calidad, ¿por qué la mayoría de los vinos de finca son caros?

No estoy de acuerdo en que un vino de finca, por el hecho de ser de tu propia finca, sea mejor que uno de paraje o de la comarca del Bierzo. Se supone que tú la eliges porque es buena, pero si eres un mal enólogo o quieres jugársela a tus clientes...

Pero hay restricciones para esas categorías

Solamente tienen la de los kilos por hectárea. No creo que eso redunde en la calidad. La única forma de probar la calidad de un vino, aparte de los parámetros míticos, etc., es la cata a ciegas y realmente lo que valga el líquido de dentro de la botella. Todo lo demás es etiqueta y jugar con el consumidor. Se pueden producir buenos vinos con 7.000 kilos por ha y con 2.000; y eso que en Bierzo se permiten 7.000, aunque nunca llegaremos debido a las cepas viejas. Con eso quiero decir que aunque yo venga de Asturias no significa que sepa escanciar sidra.

Rafael Somonte sabe elaborarla, seguro. Y se le entiende perfectamente.

Etiquetas: Dominio de Tares, bodega, enólogo, sala de barricas, vino, Rafael Somonte,

Fotos Rafael Somonte

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de Cookies.

Aceptar